concursos de personas físicas y exoneración del pasivo insatisfecho

Concursos de acreedores de personas físicas.

En situaciones adversas como negocios fallidos, deudas impagables, problemas de salud o compromisos financieros incumplidos, las personas físicas tienen la opción de solicitar su declaración en concurso de acreedores. Este procedimiento, supervisado por un juzgado, busca organizar el pago de deudas de manera ordenada.

La solicitud puede llevar a la negociación de un convenio o plan de reestructuración financiera, permitiendo a la persona recuperar su actividad y proteger su patrimonio. Incluso si las deudas son insalvables, la legislación española contempla la exoneración del pasivo insatisfecho en estos casos.

LegalTax ofrece asesoramiento y apoyo integral en este proceso, ayudando a las personas a recuperar su estabilidad financiera y transformar la preocupación en una nueva oportunidad.

Existen determinadas deudas que la Ley excluye de la posibilidad de exoneración, pero en las que consideramos que la Ley Concursal no aplica la Directiva UE 2019/1023, que vinculaba al legislador español, y que tiene efecto vertical directo, pudiendo ser invocada ante los tribunales españoles por los deudores:

¿Qué deudas pueden exonerarse?

El Juzgado podrá acordar la exoneración de todas las deudas pendientes, salvo las siguientes:

Nuestro contacto

Puede ponerse en contacto con nosotros a través de:

¿Qué hacer con las deudas que no pueden exonerarse?

Las deudas que no pueden exonerarse habrán de pagarse dentro de un plan de pagos, y si no llegan a pagarse quedarán pendientes tras la conclusión del concurso, y podrán ser ejecutadas en cualquier momento por el acreedor.

Exoneración del pasivo insatisfecho tras la liquidación de sus activos.

El deudor puede optar por pedir la condonación de las deudas exonerables después de que se hayan liquidado todos sus bienes en el seno del concurso de acreedores, cuando el producto de esta liquidación no haya sido suficiente para hacer frente a las deudas. En este caso, la exoneración es inmediata y no debe cumplirse ningún plan.

En el supuesto de que ya no tenga bienes cuando haya solicitado el concurso, el deudor puede llegar al concurso de acreedores sin bienes propios, tras haber ejecutado los acreedores individualmente todos los bienes de los que era titular. En este caso, también podrá ver exoneradas sus deudas con mayor rapidez, dado que no deberá esperar a que se concluya la fase de liquidación del concurso.

Exoneración del pasivo insatisfecho por medio de un plan de pagos.

En el concurso de acreedores de las personas físicas, la exoneración del pasivo satisfecho puede conseguirse, en primer lugar, mediante un Plan de Pagos.

En efecto, el deudor podrá solicitar la exoneración del pasivo con sujeción a un plan de pagos y sin liquidación de la masa activa. Es decir, no se verá obligado a vender todos sus bienes y podrá conservar su domicilio familiar, el local donde desarrollaba su negocio, sus vehículos y su maquinaria, etc.

Exoneración del pasivo insatisfecho por medio de un plan de pagos.

En el concurso de acreedores de las personas físicas, la exoneración del pasivo satisfecho puede conseguirse, en primer lugar, mediante un Plan de Pagos.

En efecto, el deudor podrá solicitar la exoneración del pasivo con sujeción a un plan de pagos y sin liquidación de la masa activa. Es decir, no se verá obligado a vender todos sus bienes y podrá conservar su domicilio familiar, el local donde desarrollaba su negocio, sus vehículos y su maquinaria, etc.

Exoneración del pasivo insatisfecho tras la liquidación de sus activos.

El deudor puede optar por pedir la condonación de las deudas exonerables después de que se hayan liquidado todos sus bienes en el seno del concurso de acreedores, cuando el producto de esta liquidación no haya sido suficiente para hacer frente a las deudas. En este caso, la exoneración es inmediata y no debe cumplirse ningún plan.

En el supuesto de que ya no tenga bienes cuando haya solicitado el concurso, el deudor puede llegar al concurso de acreedores sin bienes propios, tras haber ejecutado los acreedores individualmente todos los bienes de los que era titular. En este caso, también podrá ver exoneradas sus deudas con mayor rapidez, dado que no deberá esperar a que se concluya la fase de liquidación del concurso.