Tributación en IRPF del comunero al que se le compense en metálico.

El Tribunal Supremo establece que, en la disolución de un proindiviso, el comunero al que se le compense en metálico deberá tributar en IRPF.

INFORMACIÓN IMPORTANTE. – EL TRIBUNAL SUPREMO ESTABLECE QUE, EN LA DISOLUCIÓN DE UN PROINDIVISO, EL COMUNERO AL QUE SE LE COMPENSE EN METÁLICO DEBERÁ TRIBUTAR EN IRPF.

Se acaba de publicar la sentencia de la Sala 3ª del Tribunal Supremo 1634/2023, de fecha 5 de diciembre de 2023 (recurso 6962/2022) que establece jurisprudencia sobre una cuestión tributaria que puede tener una importancia económica de calado para nuestros clientes.

Esta sentencia, que reproduce el fallo de la sentencia de la misma Sala del Tribunal Supremo de 10 de octubre de 2022 (recurso 5110/2020), creando por lo tanto jurisprudencia, establece lo siguiente:

“La compensación percibida por un comunero, a quien no se adjudica el bien cuando se disuelve el condominio, comportará para dicho comunero la existencia de una ganancia patrimonial sujeta al IRPF, cuando exista una actualización del valor de ese bien entre el momento de su adquisición y el de su adjudicación y esa diferencia de valor sea positiva”

En todas las situaciones en la que exista un bien titularidad de más de una persona en régimen de proindiviso (es decir, los copropietarios son titulares de una cuota sobre el bien), puede resultar conveniente o necesario para los comuneros disolver dicho proindiviso y repartir entre ellos el bien. Se trata, incluso, de un derecho de los comuneros, que no están obligados, de conformidad con el artículo 400 del Código Civil, a permanecer en la comunidad de bienes, y por lo tanto cualquiera de ellos puede exigir la división de la cosa común sin limitación alguna. Se trata de situaciones relativamente frecuentes, procedentes muchas veces de herencias, separaciones matrimoniales o divorcios, etc.

En la práctica, existen muchos bienes que, por su propia naturaleza, resultan indivisibles, en cuyo caso el bien podrá adjudicarse a uno solo de los copropietarios, con indemnización del comunero adjudicatario a los demás. Un ejemplo evidente de esta situación puede ser una vivienda en régimen de propiedad horizontal, que en una buena parte de los casos no será divisible, y por lo tanto deberá adjudicarse a uno solo de los comuneros, que pasará a ser deudor de los restantes comuneros por un importe equivalente a la cuota de la vivienda que les correspondería a éstos.

Lo que ha venido a establecer el Tribunal Supremo, con un carácter por ahora definitivo, y resolviendo las distintas interpretaciones que existían sobre esta cuestión es que los comuneros que no resulten adjudicatarios de esta vivienda, y que en su lugar reciban una compensación (normalmente en metálico), tendrán que tributar en IRPF en concepto de ganancia patrimonial en el ejercicio en el que se disuelva al proindiviso, por un importe equivalente a la compensación que reciban, menos el precio de adquisición de la vivienda multiplicado por su cuota de participación.

Veamos un supuesto de estas características. Los hermanos Ticio, Cayo y Sempronio han heredado de su padre en proindiviso un coqueto apartamento en la Calle Velázquez de Madrid con un valor de 480.000 euros, y que su padre en su día había comprado por importe de 90.000 euros, y los tres hermanos acuerdan disolver este proindiviso.  Siendo los tres hermanos copropietarios por partes iguales, a cada uno de ellos les corresponde una adjudicación de un tercio del apartamento. Dado que éste no es divisible, deberá adjudicarse el inmueble a uno de ellos, que deberá compensar a sus hermanos de manera que cada uno de estos reciba un importe equivalente a un tercio del valor del apartamento (160.000 euros). Para llegar a este resultado, los hermanos acuerdan realizar las siguientes adjudicaciones:

  • A Ticio, como titular de un tercio del proindiviso, se le adjudica la plena propiedad del apartamento, por su valor de 480.000 euros. Deberá compensar en metálico, por lo tanto, a Cayo y a Sempronio, y por lo tanto:
  • Ticio deberá compensar a Cayo, titular de un tercio del proindiviso, con un importe de 160.000 euros en metálico.
  • Ticio deberá compensar a Sempronio, titular de un tercio del proindiviso, con un importe de 160.000 euros en metálico.

Es pacífico que la operación no está sujeta al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales. Ahora bien, de acuerdo con la jurisprudencia que acaba de establecer el Tribunal Supremo, lo cierto es que esta operación sí tendría repercusión fiscal en concepto de IRPF para Cayo y Sempronio (aunque no para Ticio).

En efecto, Ticio se podrá acoger al supuesto de no sujeción de la división de la cosa común del artículo 33.2.a) de la Ley del IRPF, y por lo tanto no habrá experimentado ningún incremento patrimonial. En su caso, deberá integrar en su base imponible ese incremento patrimonial cuando transmita la plena propiedad del apartamento, por la diferencia entre el valor de transmisión y el valor de compra (90.000 euros). Por lo tanto, si por ejemplo vendiera inmediatamente el apartamento por un precio de 480.000 euros, se habrá puesto de manifiesto un incremento patrimonial de 390.000 euros, pero hasta entonces no tendrá que liquidar este incremento patrimonial.

Pero el caso de Cayo y Sempronio, de acuerdo con el criterio que ahora establece el Tribunal Supremo, es distinto. Según esta nueva jurisprudencia, no habrá alteración patrimonial cuando no se haya producido una actualización en el valor de los bienes recibidos, pero si se actualiza el valor del inmueble en la división de la cosa común, sí debe considerarse (por aplicación del artículo del último párrafo del artículo 33.2 de la Ley del IRPF) que hay alteración patrimonial, lo que comporta que debe imputarse a los copropietarios que no se han adjudicado el inmueble y han recibido a cambio una compensación en metálico, una ganancia patrimonial en el IRPF.

Esta ganancia patrimonial será equivalente al valor de su compensación en metálico, menos el valor de adquisición del bien, en la parte proporcional de su cuota. Es decir, en el caso de Cayo y Sempronio, se pondrá de manifiesto para cada uno de ellos una ganancia patrimonial equivalente a la diferencia entre 160.000 euros y 30.000 euros (valor de compra del apartamento por su padre, 90.000 euros, multiplicado por una cuota de un tercio), por lo tanto, 130.000 euros por cada uno de ellos. Deberán liquidar este incremento patrimonial en el ejercicio en el que se ha puesto de manifiesto, esto es, en la fecha de disolución del proindiviso, lo que ciertamente les coloca en una situación comparativamente peor que la de Ticio, quien no tendrá que liquidar este incremento mientras que no transmita el bien. Incluso este incremento nunca estará sujeto a tributación para Ticio si Ticio fallece y heredan el inmueble sus herederos, debido a que, como es bien conocido, la “plusvalía del muerto” no tributa.

Deberemos, a partir de este momento, incorporar esta nueva jurisprudencia a las operaciones de disolución del proindiviso que, en lo sucesivo, llevemos a cabo. Hasta ahora, esta interpretación resultaba ciertamente cuestionable, y existían múltiples sentencias de Tribunales Superiores de Justicia que consideraban que no había tributación de ningún tipo por una operación de esta naturaleza, pero ciertamente la nueva sentencia cambia completamente el panorama y nos obliga a incorporar este cálculo fiscal a cualquier división de proindiviso que, en lo sucesivo, ejecutemos.

Como siempre, estamos a vuestra disposición para brindaros el mejor asesoramiento jurídico y fiscal en esta materia, o en cualquier otra que sea necesaria, y seguiremos atentos a cualquier novedad fiscal o jurídica que pueda afectaros y utilizaremos esta vía para comunicárosla.

Enlace a la sentencia de 5 de diciembre de 2023.

Compartir:

Más Posts

¿aLGUNA DUDA?

¡SUSCRÍBASE A NUESTRA NEWSLETTER!

Responsable del tratamiento: LEGALTAX, S.L. Finalidad: Atender la solicitud de información solicitada a través del formulario. Al enviar este formulario, quedas suscrito a nuestro boletín de noticias con la única finalidad de recibir información sobre los servicios y novedades de LEGALTAX, S.L. Legitimación: Ejecución de la relación contractual establecida por las partes y consentimiento prestado por el afectado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal o supuestos de interés legítimo corporativo entre las empresas titularidad del responsable. No existen transferencias internacionales de datos. Derechos: Podrá ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, oposición y/o limitación al tratamiento y a no ser objeto de una decisión basada únicamente en el tratamiento de datos automatizado, incluida la elaboración de perfiles, así como revocar los consentimientos otorgados dirigiendo su solicitud LEGALTAX, S.L, Calle Velázquez 126, 1º I; 28006 Madrid o a la dirección legaltax@legaltax.es tal y como se indica en la política de privacidad.